Sigue expandiéndose el patrón seco a través de Puerto Rico

En la mañana de hoy, el Monitor de Sequía Federal de Estados Unidos expandió el área de la Isla experimentando déficit de lluvia de un 26.24% a un 55.55% del territorio. En dicha área residen unas 2,109,000 personas.

Mapa más reciente del Monitor de Sequía Federal mostrando las áreas en Puerto Rico experimentando déficit de lluvia.

Cuando una región es clasificada como Anormalmente Seca (D0), el crecimiento de las plantas y pastos se ralentiza. En este momento los pastos comienzan a adquirir el color crema, característico de las sequías. Debido a que se está experimentando una deficiencia de lluvia, los niveles de los ríos y riachuelos comienzan a disminuir y consecuentemente los niveles de los embalses comienzan a caer.

Las sequías se clasifican en cuatro (4) grandes grupos con un origen en el déficit de lluvia:

1. Sequía Meteorológica: Déficit de lluvia por un periodo de tiempo considerable.

2. Sequía Hidrológica: Disminución inusual en los niveles de ríos y capacidad de lagos y embalses.

3. Sequía Agrícola: Periodo con deficiencia de humedad en el suelo y posterior agravamiento en el crecimiento y producción de cultivo.

4. Sequía Socioeconómica: La sequía es lo suficientemente intensa que comienza a afectar a las personas.

Los cuatro niveles se suceden el uno al otro en las sequías más intensas. En otros casos, solo se produce una sequía meteorológica, pero no se tarda mucho y se recupera en poco tiempo, y así sucesivamente. En la mayoría de los casos, las sequías agrícolas precede una hidrológica debido a que el agua de las capas del suelo más cercanas a la superficie del suelo es la más importante para el uso de las plantas. A su vez, una sequía agrícola también incrementa el riesgo de incendios forestales debido a la falta de suelos húmedos y la maleza disponible.

En nuestro caso, actualmente estamos experimentando una sequía meteorológica. Al mismo tiempo, el déficit de lluvia está secando los suelos y se está comenzando a desarrollar una sequía agrícola. Como apenas iniciamos la estación seca, la cual se extiende hasta el mes de abril, es posible que el déficit de lluvia se mantenga y un evento de sequía podría ser declarado oficialmente en la isla.

Análisis de anomalía de lluvia de los pasados 30 días. Claramente se puede apreciar un déficit de 3 a 8 pulgadas a nivel isla.

Por si fuera poco, en el futuro cercano no se vislumbran cambios drásticos en el patrón de tiempo mayormente seco y estable. Nuestra zona se encuentra bajo el dominio de un sistema de alta presión bien establecido al noreste del mar Caribe. Este sistema bloquea la llegada de sistemas frontales y mantiene el aire descendiendo, lo que provoca que las zonas de nubosidad y lluvias que llegan arrastradas por el viento no puedan producir lluvias fuertes.

En las próximas dos semanas no se vislumbran cambios en este escenario. Inclusive, de acuerdo a los modelos climáticos es posible que este patrón se sostenga durante los próximos meses, con algunos días de lluvia, pero ninguno que pueda provocar la cantidad de lluvia necesaria para evitar que pueda producirse una sequía.

Modelo CFSv2 mostrando la anomalía de lluvia para enero. Colores amarillos son zonas con déficit de lluvia, mientras que las zonas verdes representan zonas con exceso de lluvia.

Los pronósticos climáticos toman peso cuando miramos que las temperaturas oceánicas al este de nuestra región están por debajo de lo normal. Al estar más frías de lo normal, ocurre menos evaporación oceánica hacia la atmósfera, manteniendo a esta generalmente seca. En consecuencia, la capacidad de tener un evento significativo de lluvias se ve dificultado y estaremos dependiendo solo de las pocas lluvias que nos pueda arrastrar el viento. Ya habíamos mencionado la posibilidad del inicio de una nueva sequía a finales del pasado mes de noviembre: ¿Otra sequía en desarrollo?

Anomalía de temperatura oceánica al día de hoy. (tropicaltidbits.com)

Eventualmente, es posible que se inicie una sequía hidrológica, momento en que los embalses de la Isla comenzarán a bajar su capacidad de agua en el transcurso del próximo año 2019. En el peor de los casos, una sequía socioeconómica podría originarse, siendo este el punto más crítico de la sequía, con racionamientos de agua que afectan la economía de todo un país. Sin embargo, recuerde que los pronósticos pierden credibilidad a medida que miramos más hacia el futuro. Por lo que la posibilidad de una Gran Sequía en la Isla es aún algo que puede o no ocurrir durante el 2019, pero las tendencias no lucen alentadoras.

Por eso, estas son las recomendaciones a seguir con respecto al posible desarrollo de una nueva sequía en Puerto Rico:

  • Hacer uso prudente del agua. Cierre el grifo, no dejemos llaves abiertas.
  • Protege las fuentes de agua naturales y artificiales.
  • Utilice sistemas de riego que permitan el mejor uso de agua. Si es posible, almacene agua de lluvia para utilizarla en el riego de cultivo.
  • No queme árboles ni vegetación por dos razones: como el suelo está secándose puede iniciar un incendio de grandes proporciones y porque reseca el suelo.
  • Mantenga estrictas medidas sanitarias para evitar posibles enfermedades.