Científicos descubren posible nueva especie humana en Filipinas

Un equipo de investigadores creen haber descubierto una nueva especie humana, con características morfológicas singulares, que vivía en la isla de Luzón, en Filipinas, hace más de 50.000 años, anunciaron el miércoles en la prestigiosa revista Nature.

El hallazgo se basa en análisis de varios huesos del pie y de la mano, un fémur parcial y dientes de homínidos antiguos descubiertos en una cueva, en Filipinas.

El estudio de 13 restos fósiles arrojó pruebas para que los científicos consideraran que se trataba de una nueva especie, a la que llamaron Homo luzonensis, y que vivió en la época del Pleistoceno Tardío.

El primer fósil fue descubierto en 2007 durante una excavación liderada por el científico Armand Mijares, de la Universidad de Filipinas. Luego, en 2011 y 2015 fueron descubiertos los otros restos fósiles cuyas imágenes han sido divulgadas ahora por Nature.

Los fósiles presentan “elementos o caracteres muy primitivos parecidos a los de los Australopithecus y otros, modernos, cercanos a los del Homo sapiens”, señala Florent Détroit, paleoantropólogo del museo del Hombre en París y principal autor del estudio.

“Lo que lo convierte en una nueva especie es la combinación de todas las características que hemos descrito de H. luzonensis juntas. Cada una por separado se puede encontrar en una o varias especies de homínidos. Esto es lo que indica también que tiene más afinidades con especies del género Homo, que con otros géneros de hominino como Australopithecus o Paranthropus. Si se toma el paquete completo, ninguna otra especie del género Homo es similar”, sostuvo.

Un Homo probablemente pequeño

Este Homo luzonensis era probablemente pequeño, a juzgar por el tamaño de sus dientes” aunque “no es un argumento suficiente.

Pero el elemento más sorprendente para Détroit es la falange del pie CCH4, debido a su forma y morfología, algo inusuales para una especie Homo. “Recuerdo que el día que lo encontramos, durante la excavación de 2011, tuve la discusión con un colega filipino que es bioantropólogo especializado en H. sapiens, porque no podía aceptar que fuera una falange del pie. Es uno de los elementos más interesantes de H. luzonensis porque muestra características sorprendentemente primitivas, como el Australopithecus”, explicó.

Los dientes también muestran una combinación de características morfológicas primitivas y modernas. “Están muy bien documentados en el registro de fósiles de homininos y son bien conocidos por su valor taxonómico  y filogenético. Los dientes de los luzonensis son extremadamente importantes”, agregó Détroit.

Los huesos y dientes fósiles encontrados pertenecieron a al menos a tres individuos, estableció el estudio. Además, dos de estos fósiles tienen entre 50.000 y 67.000 años de antigüedad, lo que los convierte en los primeros restos humanos conocidos en Filipinas, y anteriores a los primeros de Homo sapiens, descubiertos en la isla de Palawan, al suroeste del país, los cuales tienen entre 30.000 a 40.000 años.

El Homo luzonensis, que no es un ancestro directo del hombre moderno, sería una especie vecina, contemporánea del Homo sapiens.

Los fósiles descubiertos fueron fechados mediante análisis con el método de datación por series de uranio.

“Por supuesto, algunos colegas cuestionarán la legitimidad de describir una nueva especie basada en un conjunto bastante pequeño de fósiles, pero la pregunta de qué es una especie es un tema muy debatido que no se resolverá (ni se hará más complicado) con un debate sobre si fue una buena o una mala idea describir al Homo luzonensis”, dijo Détroit.

El paleontólogo dijo que si se demuestra que los fósiles se pueden clasificar dentro de alguna de las especies de homínidos conocidas, “simplemente la agruparemos y olvidaremos, pero mientras tanto, estoy convencido de que es la forma en que tenemos que hacerlo para mejorar nuestro conocimiento y comprensión de la historia evolutiva de los homínidos”.

Anuncios