Segundo pronóstico: Temporada de Huracanes 2020

Faltan 50 días para que dé inicio la Temporada de Huracanes 2020 y como es de costumbre, para esta fecha Trayecto Meteorológico del Caribe (TMC) presenta su segundo pronóstico para actualizar los cambios que han surgido desde que faltaban 100 días para el inicio de la temporada de huracanes, momento en que se emitió nuestro primer pronóstico. Ahora, TMC espera para este año la formación de:

  • 17 a 19 tormentas tropicales
  • 8 a 10 huracanes
  • 4 a 5 huracanes intensos

* Se considera una temporada con actividad normal cuando hay 12 tormentas, 6 huracanes y 3 huracanes intensos (categoría 3 o más).

temporada-de-huracanes-2020

Segundo pronóstico de TMC para la Temporada de Huracanes 2020, a 50 días de dar inicio.

En el pronóstico emitido durante el mes de febrero ya se había adelantado que la temporada de huracanes 2020 sería activa y que tenía el potencial de ser muy activa, pero que existía mucha incertidumbre en torno a la posibilidad de si se iba o no a desarrollar el fenómeno de la Niña y sus implicaciones en el pronóstico. Ahora sabemos que las posibilidades de que esta desarrolle hacia los meses finales de la temporada de huracanes han aumentado. Aún en la actualidad, todo parece indicar que esta temporada de huracanes será más activa de lo usual, ya que la mayoría de los factores climáticos están entre neutral a favorables para mayor actividad ciclónica en el Atlántico. En consecuencia, TMC espera que esta temporada de huracanes 2020 sea activa.

El fenómeno del Niño (ENSO): Actualmente seguimos en la fase neutral, es decir que no tenemos ni el Niño ni la Niña. Durante las ultimas semanas y meses, los modelos han sido consistentes en mantener las condiciones neutrales durante los meses pico de esta temporada de huracanes. De hecho, el pronóstico oficial del Centro de Predicción del Clima (CPC) sugiere que para los meses de agosto a octubre, existe un 78% de que tengamos condiciones neutrales a la Niña y solo un 22% de que tengamos el Niño. De la misma forma, 23 de los 26 modelos climáticos dinámicos y estadísticos sugieren entre neutral a la Niña durante el mismo periodo de tiempo.

nmme_fcst

Consenso de los modelos norteamericanos en torno a la temperatura superficial del mar para los meses pico de la temporada de huracanes 2020. Cortesía de Tropical Tidbits.

Es importante destacar que para estos meses de febrero a abril los pronósticos tienden a tener mayor grado de incertidumbre, por lo que este pronóstico pudiera cambiar durante las próximas semanas. No obstante, dada la consistencia de los modelos en sus pronósticos, el nivel de confianza de que tendremos condiciones neutrales durante los meses pico y una posible débil Niña hacia los meses finales de la temporada, es moderada a alta.

sstaa

Margen de error en el pronóstico de ENSO para los próximos 15 meses. Cortesía de NOAA.

Otro factor que debemos tener en cuenta, es que cada Niño o Niña es diferente y habrá que ver cuanto tiempo se tarda la atmósfera en responder a los cambios que se den en el Pacífico, que es donde se desarrolla este fenómeno. Esto significa que no porque haya Niña o esté neutral, significa obligatoriamente que la temporada de huracanes va a ser activa, pero en general es así.

figure1

Pronóstico oficial (CPC) de probabilidades de ENSO para los próximos meses. Cortesía de NOAA/IRI.

Temperatura Superficial del Mar (SST): Otro factor que afecta directamente la actividad ciclónica en el Atlántico es la temperatura del mar a través de la cuenca del Atlántico. Durante los pasados meses, las temperaturas se han mantenido ligeramente sobre lo normal a sobre lo normal en casi todo el Atlántico tropical y subtropical.  Actualmente, se están mostrando anomalías de entre 1 a 3°C por encima de lo usual en el Golfo de México, entre +0.5 a 1.0°C en gran parte del Caribe y entre +0 a 2°C a través del resto de la cuenca del Atlántico.

atl_anom

Anomalía de temperatura superficial del mar actual en el Atlántico Norte. Cortesía de NOAA.

El consenso de los modelos norteamericanos pronostican que las temperaturas superficiales del mar se mantendrán sobre lo normal a través de toda la cuenca del Atlántico durante los meses pico de la temporada de huracanes. Específicamente, están sugiriendo entre 0.5 a 1.0°C sobre lo normal a través de gran parte del Atlántico, el Golfo de México y la mitad oeste del Caribe y entre 0.25 a 0.5°C en la mitad este del Caribe y justo al este de las Antillas Menores. Usualmente, cuando las temperaturas del mar están sobre lo normal, se favorece una temporada de huracanes más activa de lo usual.

nmme_ensemble_tmpsfc_season4

Pronóstico de anomalía de la temperatura superficial del mar para los meses de julio a septiembre. Cortesía de NOAA.

Vientos Cortantes (Wind Shear): Los vientos cortantes es uno de los factores más importantes que vigilamos para conocer cuán activa podría tornarse una temporada de huracanes. Por el momento, el modelo climático principal de la NOAA (el CFSv2), sugiere que los vientos cortantes estarán entre normal a por debajo de lo normal a través de gran parte de la región principal de desarrollo que va del oeste de África hasta las Antillas Menores, en el Mar Caribe, en el sur del Golfo de México y región de las Bahamas, mientras que ligeramente sobre lo normal al este de la costa este de los Estados Unidos. Esto sugiere que la actividad ciclónica pudiera ser más activa a muy activa durante los meses pico de al temporada al sur de la latitud 30°N.

cfs-mon_01_ashearmean_month_atl_4

Pronostico de vientos cortantes para los meses pico de la temporada de huracanes 2020. Cortesía de Tropical Tidbits.

Altas presiones del Atlántico Norte: El modelo CFSv2 pronostica que la alta presión en superficie de las islas Azores estaría más débil de lo normal durante los meses pico de la temporada. Eso va de acuerdo con el calentamiento anómalo de las temperaturas, las cuales incrementan la evaporación oceánica e incrementan el flujo de aire ascendente y, en consecuencia, debilitan las altas presiones, que se caracterizan por flujos de aire descendentes. El debilitamiento de la alta podría tener varias consecuencias. Una de ellas es que los vientos alisios estén soplando más débil, lo cual también retroalimentaría el proceso de calentamiento del mar y mayor debilitamiento de la alta presión. Otra de las consecuencias, es que al el viento ser mas débil, se estaría levantando menos polvo del Sahara y, por ende, el Atlántico tendría menos concentraciones de esta, dando paso a que mayores concentraciones de vapor de agua puedan persistir a través del Atlántico tropical.

cfs-mon_01_mslpamean_month_atl_4

Pronóstico de anomalía de presión atmosférica a nivel superficial para los meses pico de la temporada de huracanes. Cortesía de Tropical Tidbits.

En cuanto a las altas presiones en niveles medios, tal parece que el modelo CFSv2 mantiene un cinturón de dorsales de altas presiones más fuertes de lo usual entre la latitud 20 a 25°N en gran parte de la cuenca del Atlántico. De esto verificarse, podría significar que los ciclones tropicales que se desarrollen entre África y las Antillas Menores podrían adquirir trayectorias mas hacia el oeste que hacia el noroeste, poniendo en mayor riesgo a las islas del Caribe, las costas del Golfo de México y el sureste de Estados Unidos hasta Carolina del Norte.

cfs-mon_01_z500amean_month_atl_4

Pronóstico de anomalía de presión atmosférica en los niveles medios (500hPa) durante los meses pico de la temporada de huracanes. Cortesía de Tropical Tidbits.

Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO): Desde 1995, el Atlántico se encuentra en una era activa provocada por la fase positiva/caliente del AMO. Desde ese entonces, muchas de las temporadas ciclónicas han sido más activas de lo usual. Cuando el índice AMO está positivo, se favorecen temperaturas superficiales del mar más calientes en el Atlántico y, por lo tanto, más energía para el desarrollo y fortalecimiento de los ciclones tropicales. La mayoría de los huracanes históricos que han afectado a Puerto Rico lo han hecho durante la fase caliente del AMO (ej. San Ciriaco -1899-, San Felipe II -1928-, Santa Clara o Betsy -1956-, Georges -1998-, María -2017-), pero no siempre que esté positiva significa que tendremos uno, ya que es una de muchas variables que afectan la actividad ciclónica en nuestra cuenca. Aún hasta mediados de marzo 2020, el índice del AMO estaba rondando el valor neutral, con tendencia a aumentar. De mantenerse esta tendencia, esto significa que se va a favorecer que las temperaturas del mar estén por encima de lo normal.

iamo_ersst_ts_5yr_low-pass_box_18802020_mean2_anom_19002020_a

Índice de la Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO).

Por último, es importante destacar que es imposible saber si un ciclón nos va a afectar o no con tantos meses de anticipación. Por eso es importante prepararse para cada temporada de huracanes independientemente de si se espera que sea activa o inactiva, especialmente ahora que hemos pasado por tantos desastres y no nos encontramos en la mejor posición de enfrentar un sistema ciclónico.

Durante los próximos meses, resta ver como se irá comportando la circulación asociada a dichas condiciones de ENSO y ver si alguna de las otras variables muestran cambios, para conocer el escenario más probable del futuro de esta venidera temporada de huracanes. Sin embargo, en base a los parámetros actuales, siempre y cuando el patrón de circulación atmosférica asociada a las condiciones neutrales o de la Niña (ENSO) se vean reflejadas respectivamente en el Atlántico, esta temporada de huracanes 2020 tiene todos los factores entre neutrales a favorables para ser una temporada activa a muy activa.

Les recuerdo que aún nos encontramos en los meses donde los pronósticos a largo plazo tienden a tener un mayor margen de error, pero dadas las tendencias más recientes de cada factor que afecta la temporada, el pronóstico tiene un nivel de confianza moderadamente alto. De mantenerse la tendencia que se ha visto durante las pasadas semanas o si se torna más favorable para la formación ciclónica, es posible que esta temporada de huracanes termine siendo una hiperactiva y todos debemos prepararnos, en caso de que alguno nos afecte.

Nuestro pronóstico final, que cubrirá los cambios que surjan en las variables y pronósticos hasta ese entonces, se publicará a las 11:00am del lunes, 1 de junio de 2020, que es la fecha en que da inicio la temporada.