Imponen uso de mascarilla obligatorio y prohiben reuniones de más de 10 personas en Texas

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió hoy una orden ejecutiva que requiere que todos los tejanos usen una cara que cubra la nariz y la boca en espacios públicos en condados con 20 o más casos positivos de COVID-19, con muy pocas excepciones. El Gobernador también emitió una proclamación que otorga a los alcaldes y jueces del condado la capacidad de imponer restricciones en algunas reuniones al aire libre de más de 10 personas, y hace obligatorio que, con ciertas excepciones, las personas no puedan estar en grupos mayores de diez personas y deben mantener seis pies de social distanciamiento de los demás.

Si una persona viola la ley por orden por primera vez recibirá un regaño y si lo hace por segunda vez podría recibir una multa de $250.

“Se ha demostrado que usar una  mascarilla en público es una de las formas más efectivas para reducir la propagación de COVID-19”, dijo el gobernador Abbott. “Tenemos la capacidad de mantener abiertos los negocios y hacer avanzar nuestra economía para que los tejanos puedan seguir ganando un sueldo, pero requiere que cada uno de nosotros haga nuestra parte para protegernos unos a otros, y eso significa usar una máscara en los espacios públicos. Asimismo, las grandes reuniones contribuyen claramente al aumento de los casos de COVID-19. Restringir el tamaño de las reuniones de grupos fortalecerá la capacidad de Texas para acorralar este virus y mantener a los tejanos a salvo. Todos tenemos la responsabilidad de frenar la propagación de COVID-19 y mantener nuestras comunidades seguras. Si los tejanos se comprometen a usar mascarillas en los espacios públicos y siguen las mejores prácticas de salud y seguridad, podemos retrasar la propagación de COVID-19 y mantener a Texas abierto para los negocios. Insto a todos los tejanos a que se cubran la cara en público, no solo por su propia salud, sino también por la salud de sus familias, amigos y de todos nuestros colegas tejanos “.

También hay varias excepciones a la orden, incluidos niños menores de 10 años, personas con discapacidades, personas que hacen ejercicio, clientes de restaurantes y aquellos que se encuentran en un lugar de culto.

Estas ordenes se han realizado tras un aumento repentino en casos de COVID-19 que expertos en la salud lo han atribuído a la reapertura económica sin los controles necesarios. Tras el aumento, diversos hospitales han reportado que han excedido su nivel de capacidad pudiendo abrir paso a un colapso en el sistema de salud, en especial en el condado de Harris donde ubica la ciudad de Houston y ya han impuesto cuarentenas para mitigar los impactos.

Orden Ejecutiva del gobernador Abbott