Pfizer finaliza sus ensayos clínicos e indica que su vacuna tiene una efectividad de 95%

La farmacéutica americana Pfizer reveló hoy que completó su investigación de la vacuna que diseñaron contra el COVID-19. Los resultados finales indicaron que tiene una efectividad de 95%, muy superior al mínimo que requiere la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y Organización Mundial de la Salud (WHO). Por lo tanto, pedirán la autorización de emergencia al FDA (que pusieron a su disposición para aligerar el proceso) dentro de unos días.

Pfizer trabajó su vacuna con la compañia alemana de biotecnología BioNTech. Debe estar almacenada con temperaturas de -70ºC o menos y solo puede estar en refrigeración normal por 5 días antes de ser administrada a las personas. La vacuna tiene que ser administrada en dos dosis con un intervalo de tiempo de 3 semanas.

Afortunadamente, tiene una efectividad de 94% en adultos mayores que son las personas que presentan más riesgo ante el COVID-19. De la misma forma, se demostró porcentajes de efectividad en otros grupos de edades y étnicos.

Los efectos secundarios tienden a ser leves a moderados y desaparecen rápidamente. Se reportó que los síntomas más severos que hubo en los ensayos clínicos son dolor de cabeza y fatiga. Un 2% y 3.8% presentaron esos síntomas respectivamente luego de ser administrada la segunda dosis. Además, los adultos fue el grupo que reportó los menores efectos secundarios.

Pfizer espera producir 50 millones de vacunas este año que servirán para proteger un total de 25 millones de personas. Ya se ha reportado que las personas en la primera línea de respuesta y adultos mayores recibirán primero la vacuna. Además, Pfizer indicó que los primeros cuatro estados que van a recibir la vacuna son Rhode Island, Texas, Tennessee y New Mexico como parte de un plan piloto para evaluar la distribución de la vacuna dada a la diversidad de población, inmunidad y diferencias en el tamaño en extensión territorial de esos estados.